España

Día 4. Oviedo – Lastres – Ribadesella – Llanes

Escrito por septiembre 9, 2020Ningún comentario

Como nos habíamos acostado relativamente temprano el día anterior, aprovechamos para madrugar y recorrer con calma distintos lugares de Oviedo como el Mercado El Fontán, la Basílica de San Juan el Real, la casi centenaria librería Cervantes, el estadio municipal Carlos Tartiere y la iglesia prerrománica de San Julián de los Prados.

De camino a Lastres, realizamos una pequeña parada en el famoso Faro de Luces para hacernos unas fotografías y contemplar sus abruptos acantilados. Como dato curioso os contamos que este faro está situado a unos 117 metros respecto al nivel del mar y es el último construido en toda Asturias en el año 1994.

A pocos minutos del faro se encuentra Lastres, un pueblo costero famoso por, entre otras cosas, ser declarada Conjunto Histórico-Artístico, recibir el galardón de Pueblo Ejemplar en 2010 y por haberse rodado allí la serie del Doctor Mateo. Dejamos el coche en la entrada principal del pueblo y empezamos a descender por sus interminables escalones y cuestas hasta llegar a la playa. Antes de comer, recorrimos brevemente su centro histórico. Tras reponer fuerzas con un menú del día, fuimos al mirador de San Roque donde consideramos que se pueden disfrutar de las mejores vistas del pueblo. También aprovechamos para ver la Ermita de San Roque y la Parroquia de Santa María de Sábada. Para nosotros esta villa no ha sido de las que más nos ha gustado, no sabemos si porque no supimos movernos muy bien por allí, por sus interminables escaleras, por la masificación de gente que había (era pleno agosto), o por todo un poco.

El siguiente destino fue Ribadesella. Aparcamos muy cerca de la Casa del Mar y nos adentramos a pie en su centro histórico para ver la Plaza de la Reina María Cristina, el Ayuntamiento, la iglesia de Santa María Magdalena, la Torre de la Atalaya y hasta la playa que tiene el mismo nombre que la torre. De vuelta al coche paramos en la escultura homenaje a los piragüistas ganadores del Descenso Internacional del Sella, una de las pruebas deportivas más importantes del piragüismo. Nos quedamos con muchas ganas de ver las Cuevas de Tito Bustillo, pero no quedaban entradas para este día. Tampoco vimos, por un mal cálculo de tiempo, la Ermita de la Virgen de Guía y los paneles de Mingote, por lo que seguro que volveremos en otro viaje para recorrer la villa más tranquilamente.

Media hora más tarde llegamos a Llanes, uno de los sitios que más ganas teníamos de ver. Nada más llegar nos recibieron unos amigos que conocimos en Kenia durante un safari en nuestra luna de miel. ¡Total nada! Empezamos el tour viendo el Ayuntamiento, el Casino, la Torre del Castillo, la Basílica de Santa María del Concejo y la playa del Sablón, hasta que culminamos el paseo con las impresionantes vistas desde el mirador de San Pedro. Durante el atardecer, nuestros amigos nos llevaron a tres lugares espectaculares desde los que vimos cómo se ponía el sol muy poco a poco: la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores de Barro, el mirador de Torimbia y el mirador de la Boriza.

Para terminar el gran día, fuimos a cenar al restaurante Julia, uno de los mejores lugares de la zona. Pedimos croquetas, pulpo, un solomillo y un entrecot al centro y la verdad es que todo estuvo muy rico. Después regresamos a Llanes para dormir y reponer fuerzas.

EscribiendoViajes

Sobre EscribiendoViajes

Deja un comentario