España

Día 9. Luanco – Cabo de Peñas – Gijón

Escrito por octubre 14, 2020Ningún comentario

Ya se notaban los kilómetros y el cansancio acumulado, por lo que para el día de hoy teníamos planificado pasar un día sin grandes desplazamientos. Por la mañana fuimos a la villa de Luanco, ubicada a poco más de 20 km de nuestro alojamiento. Pese a no llegar muy tarde, sobre las 10:00 de la mañana, nos costó bastante aparcar, aunque finalmente encontramos un sitio junto al polideportivo municipal. Lo primero que hicimos fue visitar el punto de información y turismo, que casi siempre lo hacemos pese a que llevamos de casa toda la planificación realizada, pero está bien contrastar porque se te puede pasar algo o te pueden recomendar alguna visita que tú en principio habías descartado. 

El recorrido por la villa lo comenzamos caminando por el bonito paseo de la playa de Santa Marina hasta llegar a la iglesia de Santa María. En el interior de la iglesia, que data del siglo XVII y tiene un estilo barroco, nos encontramos con siete grandes retablos dignos de contemplar. Justo al lado de la iglesia se puede ver el Palacio de los Menéndez Pola, que fue la vivienda de una de las familias nobiliarias más importantes de la zona. Continuando por la calle Riba llegamos a la Torre del Reloj. Este edificio, construido por el arquitecto Manuel Reguera en 1705, fue utilizado durante sus primeros años como cárcel, polvorín y almacén. Siguiendo nuestro recorrido por la costa, llegamos a la playa de la Ribera. Esta playa, que a nosotros nos pilló en marea alta y no se veía nada de arena, es conocida porque se celebra en ella el único torneo de tenis playa a nivel mundial. Una parada obligatoria fue el Museo Marítimo de Asturias. Este museo, inaugurado en 1948, está dividido en cuatro grandes secciones: biología marina, carpintería de ribera, pesca tradicional e historia de la navegación. Además, dispone de varias salas para albergar exposiciones temporales. Sin duda, una visita más que recomendada. Para terminar nos acercamos a ver la Isla del Carmen.

Desde Luanco nos desplazamos hasta el Cabo de Peñas. Este lugar destaca por sus increíbles acantilados de más de 100 metros de altura sobre el nivel del mar y por ser el punto más septentrional de todo el Principado de Asturias. Allí también se encuentra el Faro de Cabo de Peñas, que se construyó en 1852 y actualmente es uno de los 30 faros habitados por fareros de los 187 faros que actualmente están activos en España. 

A la hora de comer regresamos a Gijón y no dudamos en volver a Sidrería Casa Carmen ya que el día anterior ya comimos allí y nos encantó. Esta vez degustamos el menú ‘Puxa Asturies’ que se componía de una fabada asturiana de primero y un cachopín de segundo. De postre, como era de esperar, volvimos a pedir una tarta de queso. ¡Qué rico estuvo todo!

Dado que el día anterior el tiempo no nos acompañó durante nuestra free tour con Civitatis, decidimos volver a ver toda la zona de Cimadevilla: Palacio de Revillagigedo, la Plaza Mayor, la Torre del Reloj, la casa de Jovellanos, la Iglesia de San Pedro, etc. 

Tras este veloz paseo por el centro, volvimos a quedar con nuestros amigos para que siguieran haciéndonos de guías por su preciosa ciudad. La primera parada con ellos fue la Universidad Laboral de Gijón, uno de los edificios civiles más grandes de España. Esta gran obra arquitectónica se construyó entre 1946 y 1956 para servir como orfanato de los hijos de los mineros afectados como consecuencia de un grave accidente laboral que se produjo en una mina de la cuenca del Caudal en los años 40. En la actualidad aquí conviven distintas instituciones como la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales ‘Jovellanos’ de la Universidad de Oviedo o la Escuela Superior de Arte Dramático de Asturias, entre otras. Recomendamos visitar este lugar por la belleza y espectacularidad de su construcción. 

Antes del atardecer nos dirigimos al Paseo Litoral para contemplar desde aquí las hermosas vistas que se obtienen del cerro de Santa Catalina y la playa de San Lorenzo en la puesta de sol. Durante el recorrido subimos al Mirador de la Providencia, vimos el impactante monumento a la Madre del Emigrante y llegamos hasta la escultura Sombras de Luz; un último paseo por Gijón que nos maravilló y que os invitamos a realizar si venís a esta ciudad. 

Para cenar nos llevaron al restaurante El Mancu donde probamos, al fin, el pastel de cabracho, unos ricos tortos con picadillo y un solomillo espectacular. De postre probamos una tarta de queso y los famosos frisuelos. 

Casi sin darnos cuenta, y tras un bonito paseo de noche por la playa de San Lorenzo, llegó la hora de la despedida. Habíamos pasado con ellos cuatro días maravillosos, de muchas risas, y realmente fueron unos auténticos guías de su tierra. ¡Todo un lujo para nosotros!

¿Os ha pasado alguna vez que conocéis a una persona y conectáis con ella de tal manera que es como si la conocierais de toda la vida? Bien, pues esto fue lo que nos pasó con esta pareja hace poco más de un año en Kenia, durante nuestra luna de miel. En apenas 10 días se forjó una amistad que hemos ratificado y sabemos que será para siempre.

Con los ojos llorosos y sin poder darnos un abrazo por culpa de esta maldita pandemia, nos dijimos adiós, pero no es un adiós cualquiera, sino un hasta luego porque estamos convencidos de que nos volveremos a ver muy pronto. ¡Infinitas gracias por todo, pareja!

EscribiendoViajes

Sobre EscribiendoViajes

Deja un comentario